¡Mamá, papá: apaga tu celular cuando estás con tu bebé!

February 6, 2019

 

 

La atención materna errática, fragmentada e impredecible en la infancia temprana afecta al desarrollo cerebral y puede ocasionar problemas en la adolescencia como depresión o adicción a las drogas. 

 

¡Madres, apaguen sus teléfonos inteligentes cuando están con sus bebés!   Ese el mensaje de un grupo de investigadores de la Universidad de California, que han encontrado que la atención materna fragmentada y caótica puede alterar el desarrollo apropiado del cerebro, lo que puede dar lugar a trastornos emocionales más tarde en la vida. Lógicamente, es un mensaje dirigido a toda persona que cuide de bebés y niños.

 

El desarrollo cerebral en todos los mamíferos es muy dependiente de las relaciones primarias, especialmente con la madre. Aunque el estudio inicial se llevó a cabo con roedores, sus hallazgos son extrapolables a la especie humana.  El hallazgo fué que cuando las madres están con sus bebés, numerosas interrupciones cotidianas – incluso aquellos tan aparentemente inofensivas como podrían ser llamadas telefónicas y mensajes de texto – pueden tener un impacto duradero.

 

El estudio del Dr. Tallie Z. Baram y sus colegas, del Centro Conte sobre programación cerebral en adolecentes vulnerables, muestran que los ritmos y patrones de atención materna consistentes parecen ser de importancia crucial para el desarrollo del cerebro, que necesita estímulos predecibles y continuos para asegurar el crecimiento de redes neuronales robustas. Los resultados del estudio aparecen en la revista Translational Psychiatry.

 

Los investigadores descubrieron que la atención materna errática de los niños pueden aumentar la probabilidad de comportamientos de riesgo, la búsqueda de drogas y la depresión en la adolescencia y la vida adulta.

 

Los teléfonos celulares se han vuelto muy omnipresente y los usuarios se han acostumbrado a consultarlo y utilizarlo constantemente, y eso puede afecta al grado y la calidad de la atención que reciben los bebés y niños, por eso los hallazgos de este estudio son de gran importancia para las madres y padres de hoy en día (y todos aquellos que estén en contacto con niños)   y los bebés … y los adolescentes y los adultos del mañana.

 

“Se sabe que la vulnerabilidad a los trastornos emocionales, como la depresión, se deriva de las interacciones entre los genes y el medio ambiente, especialmente durante los períodos sensibles del desarrollo”, dijo el Dr. Baram, “Nuestro trabajo se basa en muchos estudios que muestran que la atención materna es importante para el futuro de la salud emocional.  El equipo investigador estudió la salud emocional emocional de ratas adolescentes criados en ambientes tranquilos y caóticos, y utilizó herramientas matemáticas para analizar las conductas de crianza de las madres.

 

A pesar de que la cantidad y cualidades típicas de los cuidados maternos eran aparentemente iguales en ambos entornos, los patrones y los ritmos de la atención difirieron drásticamente, lo que influyó fuertemente en cómo las crías de roedores se desarrollaron. En concreto, en uno de los entorno las madres tuvieron una pauta de cuidado entrecortada e impredecible. Durante la adolescencia, su descendencia exhibió poco interés en los alimentos dulces o en jugar con las otras crías, dos vías independientes para medir la capacidad para experimentar placer. Conocida como anhedonia, la incapacidad de sentir felicidad en etapas tempranas de la vida es a menudo un precursor de la depresión más adelante. En los seres humanos, eso se puede traducir en la adolescencia en una búsqueda del placer en situaciones más extremas, como la conducción arriesgada, el alcohol o las drogas.

 

¿Por qué podría una desarticulada atención materna generar este problema con el sistema de placer? Baram dijo que los circuitos del placer de los receptores de dopamina del cerebro no están maduras en recién nacidos y niños, y que estos circuitos son estimulados por secuencias predecibles de eventos relacionados con los cuidados afectivos de calidad, que parecen ser críticas para su maduración. Si los niños no están suficientemente expuestos a tales patrones fiables, su sistema de placer no madura correctamente, provocando la anhedonia.

 

Tomado de: Fragmentation and high entropy of neonatal experience predict adolescent emotional outcome

 

No te pierdas nuestras Microcharlas todos los miércoles a las 3:00 pm (hora de Panamá) a través de instagram y facebook: @_edukids

 

Please reload

Entradas
recientes
Please reload

Archivo